Barómetro de Fortín

Nombre
Barómetro de Fortín

Descripción

Dáse el nombre de barómetros á unos instrumentos que sirven para medir la presión atmosférica. En los barómetros ordinarios se mide esta presión por la altura, de una columna de mercurio en un tubo de cristal, como el del esperimento de Torricelli: tales son los barómetros de cubeta, de sifón y de cuadrante. Además, se construyen barómetros sin mercurio, como el de M. Bourdon, notable por su sencillez y su escaso volúmen.

El barómetro de Fortín, así llamado, del apellido de su inventor, es de cubeta. El fondo es de piel de gamuza, y puede subir ó bajar por, medio de un ‘tornillo de presión colocado debajo, obteniéndose así dos ventajas, cuales son: la de poder tener’ un nivel constante en la cubeta, y la de ser mas portátil el instrumento.
Libro Tratado elemental de física de A. Ganot 1858.

En efecto, para trasportarlo en ‘viaje, basta levantar el fondo hasta que el mercurio llene por completo el tubo y la cubeta, en cuyo caso se puede hacer tomar al instrumento todas las posiciones que se quiera, sin cuidado de que rompa el tubo al choque del mercurio. La figura representa el conjunto de este barómetro , cuyo tubo se halla encerrado en un estuche de cobre, que lleva dos aberturas longitudinales y opuestas entre sí, á fin de que se vea el nivel B del mercurio. En el estuche hay una escala graduada en milímetros. Un anillo A, que se hace correr con la mano, dá por medio’ de un vernier la altura del barómetro con: una aproximación de 1/10 de milímetro. En la parte inferior del estuche está fija la cubeta B que contiene el mercurio O. La figura dá en mayor escala los detalles de la cubeta, compuesta de un cilindro de vidrio que permite ver el nivel del mercurio. El fondo de este cilindro se halla cerrado por una piel de gamuza BD, que se hace subir y bajar por medio de un tornillo C. La tuerca de este se halla abierta en el fondo de un cilindro de cobre G, fijo debajo del de vidrio que contiene el mercurio. Por último, en la pared superior de la cubeta hay una punta de marfil A, cuya estremidad corresponde exactamente al cero de la escala graduada en el estuche. En cada observación se cuida de que el mercurio de la cubeta enrase con esta punta, para lo cual se dá vuelta al tornillo C. De esta suerte, la distancia del vértice B de la columna de mercurio á la punta de marfil. presenta exactamente la altura del barómetro.